A A A
Plus
Abril 16, 2017
64 Visitas

Reevaluación del examen rutinario de los senos o mamas

La publicación ACP Internist del American College of Physicians (ACP) trajo en su edición del 31 de Marzo 2017 una revisión de corte editorial o comentario sobre el abandono de la práctica, por médicos o pacientes, del examen rutinario de los senos o mamas.

El artículo comienza por afirmar que la evidencia no ofrece soporte al examen regular o rutinario de los senos.

El expositor, la doctora Christine Isaacs, especialista en medicina interna que dicta un seminario semanal sobre “Ginecología para el Internista”, dice que a pesar de la carencia de evidencia por décadas los clínicos han animado a las mujeres a examinarse de manera regular las mamas.

El examen rutinario de las mamas de acuerdo con evidencia reciente no es necesario o si se quiere apropiado en mujeres con riesgo promedio de cáncer de mama.

Dos grandes estudios citados por la doctora Isaacs, el Shangai Trial y el Russian WHO Trial, demostraron tasas más altas de biopsia de la mama en mujeres que fueron instruidas en el autoexamen de la mama que en quienes no recibieron instrucción. La asignación a uno u otro grupo fue aleatoria.

En los estudios citados en el curso de 10 o 15 años de seguimiento, respectivamente, no hubo diferencia significativa en la mortalidad por cáncer de mama. En otras palabras, el autoexamen produjo más biopsias de mama sin que hubiese un beneficio.

A la mujer se le dice que aprenda a conocer sus senos y que si encuentra algo diferente por inferencia se está implicando que hay algo anormal, lo cual conduce a sobrediagnóstico y a numerosas intervenciones. La  conferencista sostiene que al final se hace daño.

Unos recomiendan el autoexamen mensual de las mamas, coincidiendo con la menstruación, otros anualmente en la fecha del cumpleaños.

El mensaje, de acuerdo con la doctora Isaacs, es que tampoco hay evidencia que soporte el examen clínico regular o rutinario de las mamas. La American Cancer Society y la Canadian Task Force on Preventive Health Care, las dos organizaciones con especial interés en prevención, se han pronunciado en contra del examen clínico rutinario de las mamas.

Por otra parte, la U.S. Preventive Services Task Force, ha expresado que la evidencia es insuficiente para evaluar los beneficios adicionales del examen físico de las mamas, más allá de la mamografía.

Las recomendaciones de 2011 del American Congress of Obstetricians and Gynecologists, que aconsejaban examen clínico de las mamas cada uno a tres años entre los 20 y los 39 años de edad y anualmente de allí en adelante, están siendo revisadas en el momento. El American College of Obstetricians and Gynecologists todavía respalda el examen clínico de las mamas pero la comentarista piensa que esa posición cambiará.

La doctora Isaacs recomienda que las pacientes (diríamos que también los clínicos y las enfermeras) que duden sobre el cambio consulten la página de la American Cancer Society en Internet.

Ella dice que las mamas no son perfectamente suaves y que cambian de manera natural y normal con la edad, el peso corporal y los cambios en las hormonas. Por ende, no deben entrar en pánico porque noten algo diferente y crean que es cáncer.

Si la mujer observa algún síntoma o un crecimiento lo aconsejable es acudir al médico y éste decidirá si procede a ordenar una mamografía.

La tendencia actual es alejarnos de los exámenes rutinarios de tamización y ejercer medicina centrada en el paciente, es decir, obtener aquellos exámenes físicos o de laboratorio, de acuerdo con las necesidades del paciente. Ese es el caso del examen pélvico rutinario en ausencia de síntomas, de exámenes como ultrasonido de la carótida o de la pelvis, del PSA o antígeno prostático y de la misma mamografía. Los falsos positivos hacen mucho daño y en ausencia de síntomas o de una indicación clara derivada de factores genéticos o étnicos o de otro tipo, es mejor ser cautos.

Por supuesto, hay pruebas de tamización que deben hacerse en algún momento como glicemia y lípidos o exámenes que deben ser parte de la rutina, como la determinación de la presión arterial.

Referencia:
ACP Internist Women´s Health
Marzo 31, 2017

A A A
Plus

Articulos Relacionados