A A A
Plus
Junio 23, 2017
39 Visitas

Uso de celulares riesgo grave para el conductor de vehículo y molestia para el entorno social

Dos prestigiosas publicaciones médicas, Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR) y PLOS One, han reportado recientemente que el creciente uso de celulares para enviar mensajes de texto mientras se conduce y el conversar en el sistema público de transporte conllevan riesgos, en un caso por accidentes y en otro porque distraen a los vecinos del viaje y les perturban la memoria.

MMWR es el órgano oficial de los CDCs (Centers for Disease Control and Prevention), la máxima autoridad federal de Estados Unidos en temas de epidemiología y prevención.

Informa la publicación, con base en datos de Estados Unidos y de 7 países europeos, que el uso de celulares, especialmente para enviar mensajes de texto, mientras se está al volante de un vehículo automotor, es alarmante, sobre todo en Estados Unidos (los europeos y en particular el Reino Unido tienen leyes más estrictas).

De acuerdo con la investigación, cerca de 70% de los norteamericanos reconocen haber chateado el último mes y 30% enviaron en el mismo periodo mensajes de texto mientras manejaban. Esas impresionantes cifras, nos atrevemos a afirmar, serían replicables en nuestro país y en la región.

Los autores, liderados por la doctora Ileana Arias, creen que el problema no mejora y por el contrario empeora con el paso del tiempo. En relación con los mensajes de texto, que exigen el uso de las manos, el caso es peor.

Sin embargo, los “manos libres” también distraen y exponen al conductor, a los pasajeros y a otros, a accidentes. La mente humana no está hecha para realizar tareas disímiles como conducir y “tipear” o hablar por un celular.

Por supuesto, el primer culpable es el conductor que se distrae pero las autoridades son laxas y no hacen cumplir las leyes, que explícitamente prohíben o deben prohibir el manejar y usar al mismo tiempo los celulares.

La norma debe ser muy clara: los vehículos automotores deben ser una zona libre de celulares. Quien conduce debe tener el celular apagado, si timbre no debe contestar y si tiene que leer o enviar un mensaje, sálgase de la vía, detenga el vehículo en una zona segura y entonces proceda.

La accidentalidad vial es impresionante y se refleja en muertes y en morbilidad, sobre todo en personas que por su edad tienen por delante muchos años de vida potencialmente útil.

El segundo estudio, fue liderado por psicólogos de la Universidad de San Diego, en San Diego, California y demostró que la capacidad de recordación o memoria de una persona cercana en un vehículo de transporte público a alguien que usar el celular para hablar, se ve afectada por la conversación del usuario del celular.

La voz de quien habla por celular distrae más que la conversación entre dos viajeros del entorno, a pesar de ser solamente la “mitad del diálogo”.

Cuando es posible, muchas personas emplean el transporte público para estudiar o revisar y analizar documentos. Tener cerca un individuo que habla por celular estropea la atención y la memoria de los vecinos, es decir, les roba capacidad cognitiva, fuera de ser una falta de etiqueta.

Verse forzado a escuchar a quien habla por celular estresa e irrita, componentes de la distracción y trastorno cognitivo. Quien está atrapado cree que la voz del usuario del celular es más alta, aunque se ha demostrado que no es así.

Para evitar accidentes (el peor escenario) y por cortesía con los demás, los celulares no deben usarse cuando se conduce y emplearlos cuando sea estrictamente necesario, cuando otros estén forzados a escuchar.

Fuentes:
MMWR
PLOS One

A A A
Plus

Articulos Relacionados

  • Historia de síncope asociada a choques vehiculares más tarde

    Ver más >